Sin comentarios aún

[Perú] La Misión Buenas Nuevas llega a la rivera de Iquitos anunciando El Evangelio.

 

El 8 de mayo la ciudad de Iquitos contó con la agradable visita del pastor Gabriel Kim proveniente del país de Argentina, junto a él también se contó con la presencia del pastor Daniel Jo y los ministros de la Misión Buenas Nuevas. Durante el trayecto que duró dos horas, tuvieron que viajar en botes, cruzando el Amazonas, logrando disfrutar de la inmensa naturaleza de la selva peruana, todo con el propósito de conocer e invitar a los pastores y miembros de la ciudad a la campaña evangelizadora.

 

Dentro de la visita, pudieron conocer un poco más de la cultura iquiteña, degustando de su diversa gastronomía, tales como los famosos gusanos llamados Suri y el popular pescado de río, acompañado de su refrescante bebida de Camu Camu , fruta típica de la región, la cual contiene un alto nivel de vitamina C beneficioso para la salud.

 

 

 

 

 


HORA DE MEDITACIÓN


 

En horas de la madrugada el pastor Gabriel Kim realizó el seminario en la Iglesia LA Mies, junto a él se contó la presencia del pastor Pedro Urcia y otros pastores de las diferentes iglesias de la ciudad de Iquitos, donde se resaltó la importancia del libro de Mateo: 19:16 acerca de la parábola del Joven Rico.

 

 

Entre uno de los temas importantes el pastor enfatizó sobre la vida de creencia, “El descubrimiento más importante fue que: no hay nada bueno en mi”, señalando la importancia de la vida de creencia, conociéndonos a sí mismo y conocer a Dios, sino solo convertirá en un simple fanático, así mismo el descubrimiento del ser humano es conocer así mismo y conocer que no hay nada bueno en uno mismo, eso es muy importante porque Dios es bueno, nosotros no somos, pero muchos piensan que son buenos por eso viven tratando de hacer el bien.

 

 

De igual modo Caín presento los frutos de la tierra sacrificándose mucho, con sudor, la vida cómoda fácilmente se engorda, pero casi sacando los frutos de la tierra presento a Dios, pero en Génesis 2:17 Dios maldijo la tierra por eso no puede aceptar nuestra obra.

Además, brindó un ejemplo muy reflexivo, al comparar la apariencia de un gusano y el gozo que sentimos al matarlo, con el gozo que Dios siente al ver cómo nosotros realizamos diferentes sacrificios por todos nuestros pecados.

Es así como los pastores escuchaban atentamente y seguían los pasajes de la biblia que el pastor mencionaba, tales como Génesis, 6:5 la cual menciona que nada bueno sale del ser humano de continuo solamente el mal y Jeremías 17:9, donde enseña que el corazón es malvado y perverso, según nuestra media pensamos que podemos hacer el bien.

Para concluir con el seminario el pastor mencionó que para recibir la vida eterna no tenemos que hacer nada, haciendo una comparación con el hecho de ser peruano, que con tan solo naciendo en el Perú uno obtenía la nacionalidad, pues es así también la vida eterna, no se trata de hacer algo para obtenerla tal como el joven rico tenía el concepto de que tenía que hacer algo bueno ´pero no hay nadie bueno solo Dios, solo Dios es bueno y solo tiene el bien. Fuera de Dios no hay el bien, fuera de Dios no hay bueno, es así que por medio de la palabra los pastores pudieron reflexionar acerca de la importancia de la vida de creencia. Al terminar pasaron a compartir un ameno desayuno logrando conocerse más y compartir sus diferentes testimonios del cambio que la obra de Dios ha hecho en cada uno de ellos.

 

 

 

 

 

Cabe resaltar que el seminario contó con la asistencia de más de treinta pastores y líderes de las iglesias de la ribera de Iquitos, que fueron llegando durante el transcurso del día para acompañar a esta enriquecedora evangelización.

 

Por medio de la historia de Jacob y Esaú que se encuentra en el libro de Génesis. Como Jacob recibió la Bendición y que Dios quiere bendecir de la misma manera a nosotros y si estamos en esa posición él nos puede bendecir pero nosotros queremos estar no en el lugar de recibir la gracia sino en otra posición, también mencionando Gálatas 5:3-4. Todos los que recibieron la bendición fueron rendidos de su obra. Todos los rendidos recibieron bendición, porque no pueden hacer nada por sí mismo. Rebeca que es símbolo de Jesucristo ama al que es pecador porque quiere darle la gracia y hacer todo para que sea Justo, por medio de lo que él prepara.

 

No tomar el camino de Esaú sino ponerse en el camino de Jacob, porque el camino de Jacob es mortal, nosotros no tenemos condición para recibir la bendición por eso necesitamos a Jesucristo. Mencionando que no hay nada bueno en nosotros como salen en Marcos 7:21-23 todo lo que sale del corazón del hombre es malo, no sale nada de buenos pensamientos eso contamina al hombre, que nada bueno sale de nosotros. Nosotros no conocemos nuestro corazón pero el que hizo nuestro corazón que es Dios él es quien nos conoce.  El pastor enfatizaba sobre que Rebeca le dijo: solo obedece a mi voz. El por medio de esa palabra debe de hablar sin pensar en su conciencia, sino recordar las palabras de rebeca y creer en su palabra puede decir soy Esaú y recibir la bendición.

 

 

 

 

Nosotros si por medio de la palabra respondemos podemos recibir la bendición igual que Jacob, no por su condición sino solo por creer en la palabra de Rebeca. Y por la fe respondió: “yo soy “él se presentó a su padre por la fe, Mateo 12:36-37 en el día de Juicio por su palabra será condenado o Justificado. Nosotros somos justos por la obra del señor Jesucristo.

 

Somos interiormente pecador pero cubiertos por la obra de Jesucristo como justo y acepto para con Dios. Por la gracia de Jesucristo somos limpios y justificados.  El seminario fue un éxito, todos los asistentes que presenciaron se vio cómo la palabra de Dios cambia el pensamiento del ser humano.

 

 

Publicar un comentario