[América Latina] Impresiones y testimonios del Seminario Bíblico Online con el Pastor Ock Soo Park del 26 al 29 de octubre

 

Durante el Seminario Bíblico con el Pastor Ock Soo Park, muchos pastores, líderes cristianos e invitados en general expresaron un profundo agradecimiento por la Palabra de Dios expuesta. Dios permitió innumerables frutos por el evangelio en Centro y Sudamérica, muchos compartieron sus testimonios. Éstos son algunos de ellos:

 

  • Pastor Lejanover Enrique / Pastor presidente de la Misión Evangélica Bautista de Chiclayo, Perú.

 

“Este seminario bíblico llegó a mi corazón con profunda gratitud y bendición. Cuanto más escuchaba la Palabra, más llegaba a mi corazón la justicia de Dios. No hay nada que pueda hacer para que mis pecados sean perdonados. No puedes confesar y admitir tus pecados para alcanzar la justicia de Dios con solo el 1%. Es solo por aceptar con fe que Jesucristo se convirtió en el mediador de nuestras almas y realizó toda la justicia de Dios. Me has justificado, me has limpiado y has perdonado todos mis pecados. Cualquiera de mis esfuerzos, mi sinceridad y mi sincero corazón por Dios son todos falsos. Está escrito en la Biblia en Juan 1: 9 ‘Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo’. Solo Jesucristo vino como la luz verdadera y puso fin a todos los pecados de la humanidad gratuitamente con los méritos de la cruz y la gracia de Dios. Así que estoy completo, acepto y creo con fe que la sangre que Jesús derramó en la cruz del Calvario y que fue santificado para siempre a través de un solo sacrificio. Quiero dar gloria al Señor y exclamar este Evangelio con ustedes a todas las personas a mi alrededor que no conocen el verdadero Evangelio del perdón de los pecados. ¡Aleluya! Gracias.»

 

 

  • Pastor Wilson Flores / Ministerio de Esperanza, Tegucigalpa, Honduras.

 

“He estado leyendo y aprendiendo la Biblia desde que tenía 5 años. Pero a medida que crecí, ver mis errores o equivocaciones a mi alrededor y decirme: ‘Eres un pecador, te vas al infierno’, y eso me ha llevado a crecer en la condenación durante mucho tiempo. Crecí en ese ambiente, pero comencé mi ministerio hace cuatro años. Luego, en junio de este año, conocí por primera vez al pastor Ock Soo Park y a la Misión Buenas Nuevas a través del CLF, y desde entonces, escuchando la Palabra, supe que siempre me había quedado en Romanos 3:23. Y sabía que la fe no significaba que tuviéramos que quedarnos donde éramos pecadores. Porque el versículo 24 nos dice que a través del sacrificio y la gracia de Jesús hemos perdonado nuestros pecados y nos hemos hecho justos. Somos limpiados por la sangre de Jesús, y su redención y perdón de pecados están en nuestro corazón. Actualmente estoy estudiando en Good News Theology School. Mientras aprendo la Palabra a profundidad, siento que el corazón de Jesús entra en mi corazón. Cuando mi corazón estaba en tinieblas y desesperación, Dios me dio la luz a través del ministerio de Misión Buenas Nuevas, y al hacerlo, me liberé de muchas cargas”.

 

 

  • Aurora Orquidia Flores Ruiz / Pastora de la Iglesia Porque Él Vive, Guanajuato, México.

 

“Ha sido para mi un verdadero gozo escuchar nuevamente a nuestro hermano, el pastor Ock Soo Park, en esta predicación que hizo sobre Romanos 3:23, en donde nos habla en el versículo 23, de nuestra condición delante de Dios, pero en el versículo 24 pude encontrarme con Jesucristo, ahí nos dice que somos justificados por él, entonces ya no soy pecadora, no porque no siga pecando, sino porque él me ha justificado. En estos versículos, aunque muchas veces lo hemos escuchado, meditando profundamente a través de la predica del pastor, en esta ocasión me ha quedado muy claro. Es algo qué me impactó, lo mismo que cuando relata la muerte de Lázaro, en donde Jesús ve la incredulidad de la gente que está con Marta y con María, lo cual le causa tristeza. Que Dios les bendiga”.

 

 

  • Pastor Ruben Cerdan / Centro Mundial de Avivamiento Fé en Acción, Argentina.

 

“En este seminario bíblico, el pastor Ock Soo Park habló sobre el buen samaritano. Pensé que deberíamos hacer cosas buenas, pero al escuchar las enseñanzas del pastor Ock Soo Park, el gran siervo de Dios, aprendí que no era así en absoluto. No había nada que tuviéramos que hacer ante Dios. Fue una gran bendición y un gran impacto en mi vida darme cuenta de que somos ladrones y saber que no tenemos nada que hacer sino solo creer en la Palabra. Si Dios nos ve y dice que somos salvos y justos, eso es correcto. Aprender este hecho me trajo una gran paz al corazón. Fue una gran bendición que la libertad llegara a mi vida y a mi corazón. Dirijo una estación de radio y este seminario bíblico se está transmitiendo. Me gustaría compartir esto con mi familia. Ahora estoy compartiendo esto con mis radioescuchas y espero que todos se den cuenta de lo fácil que es ser salvo al escuchar este mensaje. Gracias al Pastor Ock Soo Park y Misión Buenas Nuevas”.

 

 

  • Pastor Ronald Richards / Ministerio de Restauración Impactando a las Naciones, Panamá.

 

“Hoy el pastor Ock Soo Park entregó un mensaje sobre el nuevo pacto. Cuando dijo Romanos 8: 1 y 2, dijo que en el nuevo pacto, Jesucristo, no hay condenación. Y dijo el nuevo pacto a través de Jeremías 31:31, que permite que los pecados sean perdonados, pero dijo que ya no recuerda los pecados. Dijo esto mediante la comparación entre la primera ley de Moisés y el segundo pacto. Al escuchar el mensaje de hoy, sentí que yo también vivía como los israelitas que habían vivido durante mucho tiempo, pensando que podía guardar la ley. El antiguo pacto no puede lavar los pecados, pero el nuevo pacto es diferente; el nuevo pacto, como dice Jeremías 31:34, quedó grabado en nuestras mentes y corazones. También habló de una mujer sorprendida durante el adulterio, los fariseos trataron de poner a prueba a Jesús mientras discutían la ley mosaica. Jesús la salvó del pecado al aplicar el nuevo pacto: “Ni yo te condeno”. Este nuevo pacto permitió la salvación, incluso en lugares donde la ley mosaica imponía la muerte. Ahora, en el nuevo pacto, yo soy el justo y el perdonado. Gracias al Pastor Park por pronunciar estas preciosas palabras. Que vengan las grandes bendiciones de Dios”.

 

 

  • Carlos Angulo Monroy / Pastor de la Iglesia Bautista Monte dé los Olivos, Coyoacán, Ciudad de México.

 

“¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios? La palabra de Jesús el Señor a María en Juan 11 ha quedado grabada en mi corazón, porque también Dios me ha dicho una vez más que soy justo y ya no más pecador por la muerte y la sangre de Jesús en la cruz. Jesús también me ha dicho que soy justo, porque cuando resucitó, mi pecado fue perdonado y ahora como dice en 1a Corintios 6:11, ya he sido lavado, ya he sido santificado, ya he sido justificado, en el nombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios y por eso le alabo y le bendigo. Amén”.

 

 

  • Pastor Joseph Derissaint / Église Évangelique Baptiste de Gonaïve, Haití.

 

“Asistí a este seminario bíblico y escuché el capítulo 3 de Romanos, en el versículo 23 dice: ‘Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios’. He leído y compartido Romanos 3:23. Siempre me esforcé por orar arduamente y servir fielmente a Dios, diciendo ‘Soy un pecador’, anhelando recibir el perdón de mis pecados de Dios. Estaba bajo la ley y clamaba como pecador por mis pecados. Sin embargo, el versículo 24 de Romanos 3 dice: ‘siendo justificados gratuitamente por su gracia’. ¡Amén! Cuando conocí a la Misión de las Buenas Nuevas, la salvación se hizo clara y la Palabra se volvió clara. Fuimos santificados por la crucifixión de Jesús y por su sangre. Dios me dio esta gran salvación, y esta palabra me vino como una promesa».

 

 

  • Brenda Sánchez / Misionera en Iglesia Bautista el Renuevo, Ciudad de México.

 

“El buen samaritano es Jesucristo, nosotros somos ese hombre muerto por el pecado. No podemos hacer nada para salvarnos, sólo Jesucristo nos puede salvar sin ningún error, no podemos ser el buen samaritano, porque somos los salvados de nuestro pecado. Sólo debemos creer que Jesucristo fue crucificado y perdono todo nuestro pecado, sólo por gracia soy salva, es un regalo que no merecía, pero gloria a Dios, Él me ha perdonado, me ha dejado más blanca que la nieve, ahora soy justa y santa, por su bendita sangre. Jesucristo es mi Salvador, el recibió el castigo que yo debía de tener y me ha salvado para siempre. Ahora tengo eterna redención, la fe verdadera es creer, no tratar de hacer algo por nosotros mismos. Agradezco a Dios por esta salvación que me ha dado, por el pago que el tuvo que dar por mi, el buen samaritano me ha salvado”.

 

 

  • Cándido Valenzo Pérez / Ministro de Asuntos Religiosos, Guerrero, México.

 

“Jesús murió en la cruz, (su cuerpo que representa el pan del panadero, fue destrozado, pero él panadero la menosprecio y la sentencia fue su muerte, por agregar su obra, por encima de la obra del señor Jesucristo) por nuestros pecados y el veredicto fue que por Jesús obtuvimos la libertad, la gracia, la santificación, nos liberó de la pesada carga del pecado y fue depositada en Él, por lo tanto, soy salvo, soy santo, soy justo porque fui cubierto con su sangre y me dio vida (como al copero). Amén”.

 

 

  • Pastora Ana Bertha Melo / Amistad Cristiana Ciudad de México.

 

“La salvación es únicamente por gracia, sin aumentar nada. Basta con la sangre de Jesucristo derramada completamente en la Cruz. El copero del rey en Génesis 40 confió solamente en la sangre de Cristo y fue perdonado. El panadero agregó cosas hermosas y deliciosas, con eso cubrió la carne desgarrada del Señor Jesucristo. Esto significa las obras de la ley, que no son suficientes para salvar a nadie, es únicamente por gracia. Por el sacrificio del Cordero de Dios. Por eso el panadero sufrió pena de muerte”.

 

 

  • Pastora Ariadna Sauer Becerril / Muros de Salvación y Puertas de Alabanza, Coyoacán, Ciudad de México

 

“El pastor Ock Soo Park nos invitó, a través de esta conferencia, a volver a la Biblia, los cristianos que creemos en Dios y leemos la Biblia deben tener a la Biblia como base de la fe; tenemos que igualar el corazón de Dios con nuestro corazón; sin el evangelio correcto no se puede lograr una verdadera vida cristiana. Somos hijos de Dios por su gracia y misericordia, no por obras. Jesucristo pagó por nuestros pecados en la cruz, Él fue nuestra ofrenda viviente, todo aquel que crea en Él obtendrá la redención eterna. El verdadero arrepentimiento conduce al perdón de pecados y a una vida de fe. La Biblia que es la palabra de Dios, es distinta a mis pensamientos, mis caminos son distintos a los caminos de Dios, mis pensamientos son más altos que los suyos (dijo Dios), es por eso, que tenemos que estar conectados con la presencia de Dios y su palabra, para que tengamos sus mismos pensamientos y sigamos en sus mismos caminos. Si la palabra de Dios dice que soy santa y justa así lo soy, no debemos de creer las mentiras del diablo cuando nos dice que no somos justos. Agradezco al Señor que nos dio esta palabra a través de su siervo”.

 

 

  • Hermano Salvador Alanza Rosales / Iglesia Castillo del Rey, Monterrey, México

 

“El ser humano no se conoce en su totalidad, siempre nos calificamos con puntajes altos, siempre pensamos que vamos a ganar. Pensamos que si pecamos, nadie nos va atrapar, por eso cometemos un sin fin de pecados, porque no nos conocemos a nosotros mismos, aún encarcelados salimos y volvemos a pecar. La mujer samaritana no entendía el lenguaje de Jesús cuando le dijo: ‘el que bebiere de esta agua no tendrá sed jamás’. Aunque el ser humano piense que tiene la razón, sus razonamientos son en base a su pensamiento, se siente un ser brillante. Para poder comprender a Dios hay que cambiar nuestro pensamiento y tener la mente de Cristo. Cuando estamos en oscuridad, no entendemos la palabra de Dios, por eso es necesario que la gente escuche el evangelio y pueda cambiar su corazón. Si nos humillamos, Dios nos dará bendición. ‘Hagamos que, por medio de nuestro ser, las personas sean felices’, palabras sabias del Pastor Ock Soo Park. Amén. Dios nos dará de su gracia y de sus riquezas en Gloria. Amén”.

 

 

  • Pastor José Ángel Aranday Santos, Iglesia Bautista El Calvario, Atizapán, Estado de México

 

“Le doy muchas gracias a Dios por este Seminario Bíblico de la Misión Buenas Nuevas y por el Pastor Ock Soo Park, que ha sido de gran edificación para el pueblo de Dios, en estos tiempos de encierro. Sin duda constituyen un banquete espiritual para el cristiano y una esperanza para el incrédulo. Empezando con la música, que prepara nuestros corazones para el evangelio. Los testimonios que rompen hasta el corazón mas endurecido, preparando nuestro corazón para recibir la semilla del evangelio. Es mi oración, que este Seminario Bíblico, sea de bendición para el mundo sin Cristo, pero también que sea de ánimo para el cristiano, de ir, buscar y salvar a los perdidos, así como nuestro Salvador Jesucristo nos mandó. Gracias por lo que hacen y sin duda esta preparado el galardón completo para ustedes, por esta gran obra”.

 

 

  • Lizbeth Barboza / Costa Rica

 

“Han pasado cinco meses desde que escuché el Seminario Bíblico en mayo. Durante ese tiempo, tuve muchos problemas. También hubo un caso en el que murió mi madre. Sin embargo, la palabra de Dios me dio mucha fuerza, ​​consuelo y un refugio en mi corazón. No sabemos mucho todavía, pero una cosa es segura, la sangre de Jesús lavó nuestros pecados. Él me hizo justa, santa y perfecta, aún estando muerta en transgresiones y pecados. He intentado hacer cosas buenas durante décadas porque quería mostrar solo lo que es bueno para mí, como dueña de una panificadora, pero el único resultado fue el fracaso. Pero ahora estoy feliz, mi vida está en manos del Señor. El Señor es mi Salvador y me protege. Por la gracia de Dios, me he convertido en una hija de Dios y estoy muy feliz de ser una familia con ustedes”.

 

 

  • José Hernández / Puerto Rico

 

“Encontré la noticia de este Seminario Bíblico a través de un anuncio de Facebook. Al escuchar las palabras en la mañana del primer día, supe que mis pecados fueron completamente lavados con la Sangre de Jesús, entonces me liberé del pecado. Y Dios, el Señor de mi juicio, me justificó y me aceptó mediante el sacrificio de Jesús. Soy santo en Jesús. Y la primera noche, al escuchar las palabras del buen samaritano en Lucas 10, mi línea de salvación se hizo más clara. No fui un salvador, un buen samaritano, sino un ladrón, un salvado. Y soy un hombre justo salvado por el sacrificio de Jesús, el Salvador. Y la segunda noche, escuchando la historia de una mujer sorprendida durante el adulterio en Juan 8, me convencí de que Jesús no me condenaría por ninguno de mis pecados, errores o transgresiones. Estoy muy contento con este Seminario Bíblico, y actualmente estoy tratando de pedir un libro llamado ‘Dios es el que justifica’, un libro de sermones del Seminario Bíblico en línea de mayo, en Amazon.com. Estoy agradecido, cuanto más escucho el Seminario Bíblico todos los días, más confío en la salvación».

 

 

  • Felipe Hernández Aguirre / Cuautitlán, México

 

“Le doy gracias a Dios, porque confirma mi salvación a través de su palabra, haciéndome ver que confiar en mí y en mis pensamientos sólo me lleva a la destrucción y a la condenación. Escuchando la palabra de Lázaro, María y Marta, me identifiquen gran manera; ellos no habían creído en la palabra de Jesús, cuando Jesucristo les dijo que movieran la piedra, Marta le contestó: ‘hiede ya porque es de cuatro días’, Jesús le contesto: ‘¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?’, esta palabra hizo reaccionar a Marta, y conectando su corazón con Jesús, movieron la piedra. Cuando conectamos el corazón con Jesús somos uno con él, él había dicho, está enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, sólo tengo que tirar mi pensamiento y creer la palabra y se cumplirá. De esta manera estaba yo viviendo, sin creer, pero cuando conecté el corazón con Dios me volví uno con Jesucristo, que bendición, por esto estoy agradecido”.

 

 

  • Magnolia Villa / Colombia

 

“Gracias por las palabras del pastor Ock Soo Park, en este Seminario Bíblico. Gracias también al Coro Gracias por los hermosos himnos. A través de este Seminario Bíblico aprendí que lo más importante en nuestra fe no es seguir mis pensamientos, sino unir nuestros corazones al corazón de Dios. Estamos acostumbrados a creer en nuestros propios pensamientos, pero cuando aceptamos la Palabra de Dios, nos volvemos como Jesús. La fe es aceptar la palabra de Dios sin importar lo que pienses. Una de las cosas que aprendí a través de este seminario fue que Romanos 3:23 nos muestra como somos originalmente pecadores, pero en el versículo 24 dice que hemos sido justificados gratuitamente y Jesús nos salvó y dijo que somos justos. Cuando nos miramos a nosotros mismos, parecemos pecadores, pero Dios dice que somos justos. La verdad es que el Señor nos ha hecho santos y justos solo con la sangre de Jesús. Jesús se convirtió en un buen samaritano y lavó todos nuestros pecados, creer en estas palabras es entrar en el verdadero día de reposo. Solo Jesús trabajó y yo fui salva por gracia”.

 

 

  • Mitzy Sazo / Chile

 

“En primer lugar, agradezco a Dios por darme una oportunidad preciosa de escuchar este Evangelio. No hace mucho conocí la Misión Buenas Nuevas a través del Campamento Coreano, y estudié la Biblia a través de Kim Young-wook, un estudiante de seminario en el Seminario Mahanaim en Corea, en donde me invitaron a un Seminario Bíblico. A través del Seminario Bíblico de hoy, sabemos que no somos buenos samaritanos, pero que nos encontramos con ladrones que esperan a los samaritanos y estamos muertos y que Dios debe hacerlo, no lo que nosotros debemos hacer. Es Dios quien trabaja por nosotros. Y Dios nos dio a su Hijo para salvarnos del pecado y hacernos justos desde ahora hasta la eternidad. ¡Amén! Esto es lo que aprendí a través de este Seminario Bíblico. Gracias por invitarme a este Seminario Bíblico tan bendito, me gustaría seguir aprendiendo”.

 

 

  • Jonathan López Hernández / Ciudad de México

 

“Estoy muy agradecido por este Seminario Bíblico impartido por el siervo de Dios el Pastor Ock Soo Park, quede impresionado con el pasaje del Buen Samaritano, cómo es que somos salvos por el Buen Samaritano que es nuestro Señor Jesucristo, el pastor dijo: ‘Somos salvados, no salvadores’ esto realmente quedó marcado en mi corazón; todo el tiempo y en todas las etapas de nuestra vida queremos vivir como el salvador, de esta manera despreciamos la gracia de Dios. A través de este Seminario me he dado cuenta que para recibir la salvación lo primero es conocer nuestra maldad y saber que nuestra posición ante los ojos de Dios es la del asaltado por los ladrones. Gracias a Dios, a su Siervo y a todos los que hacen posible que este mensaje de amor y salvación llegue hasta los confines del mundo”.

 

 

  • Jorge Torres / Nicaragua

 

“Las palabras que el pastor Ock Soo Park ha pronunciando ahora son las mismas que Jesús pronunció hace 2000 años. Jesús vino a este mundo y fue crucificado para nuestra salvación. La Biblia dice que no tenemos que hacer nada para ser salvos, solo necesitamos creer en Jesús. Hay dos clases de justicia, los humanos intentan comportarse bien, pero al final no funciona, la otra justicia es la justicia eterna de Dios. Y el pastor explicó sobre los dos corazones de los humanos, uno era creer en los pensamientos de uno y llevarlo a la muerte, y el otro era creer en las promesas de Jesús y recibir bendiciones. Cuando Jesús murió en la cruz, estas palabras ‘Consumado es’ quedaron claramente establecidas en mi corazón y me hice justo. No debemos creer en nuestros pensamientos porque cuando nos vemos a nosotros mismos, nos sentimos pecadores. Debemos mirar a Jesús y entonces podremos vivir con gozo. Todas las promesas de la Biblia se están cumpliendo. Este Seminario Bíblico es una gran bendición. Y estoy muy feliz de que la Palabra de Dios se esté difundiendo por todo el mundo y Nicaragua, y estoy agradecido por la misericordia de Dios. Quiero difundir el Evangelio a más personas”.

 

 

  • Lucina Rosales / Atizapán, México

 

“Yo vivía pretendiendo ser buena, amable, responsable; creía que mi vida era correcta así como la vivía, pero en realidad yo quería cumplir la ley, en repetidas ocasiones mentía y llegue a robar, ahora comprendiendo el propósito de Dios en mi vida veo que yo no soy el buen samaritano como pretendía, y que no por eso yo tenía ganada la vida eterna, si de mis actos dependía, yo era buena candidata al fuego eterno; sin embargo yo solo tuve que dejar de lado mi pensamiento y en verdad creer en la obra de Jesucristo y que la ley, los mandamientos solo me muestran que ni uno solo puedo cumplir. Solo por la sangre de Jesucristo mis pecados han sido pagados y ahora no debo esforzarme por hacer buenas obras, ni llega condenación a mi por no hacerlas, en verdad siento un gran alivio en mi corazón y gozo por esta bendita salvación que nuestro Dios me ha otorgado. ¡Gracias!”

 

 

  • Isabel Méndez Gómez / Michoacán, México

 

“Le doy gracias a Dios por poder conocer siervos que actúan solo por fe, cada día escuchando los testimonios fue de mucha bendición. La Iglesia Buenas Nuevas busca la manera transmitir la palabra de Dios a las personas en México; ellos usan las redes sociales y la tecnología, para transmitir dos sesiones del Seminario Bíblico por día; los escucho a través de la radio, libros, podcast, cómo dan palabras de esperanza y del perdón de los pecados por la sangre de Jesucristo nuestro Señor, ¡Yo lo creo! Soy salva, pues Jesucristo me perdonó todos mis pecados. Doy gracias a Dios por haber conocido a la Misión Buenas Nuevas”.

 

 

  • Ruth Berline / República Dominicana

 

“En primer lugar, agradezco a Dios y agradezco a la persona que me invitó a este Seminario Bíblico. Las palabras de este Seminario Bíblico se convirtieron en un rico alimento espiritual para mí, y a través de este Seminario Bíblico, escuché la historia de Jesús viniendo a esta tierra para limpiar nuestros pecados y salvarnos al dar su vida. En particular, al escuchar las palabras de un buen samaritano, vi la insensatez de tratar de convertirme en un buen samaritano. Mientras escuchaba la Palabra, aprendí que nunca podré ser un buen samaritano y que Jesús ya es nuestro buen samaritano. No soy un salvador, sino una persona salva. Entonces Jesús, nuestro Salvador y Buen Samaritano, vino a esta tierra para librarnos del pecado, y la sangre que derramó me limpió. Soy justa. Mientras escuchaba este mensaje, sentí que el Pastor Park es como un gran recipiente de la bendición de Dios, que comparte las bendiciones de Dios con todos los que escuchan la Palabra. Doy gloria a Dios por darme la oportunidad de escuchar estas preciosas palabras de salvación”.

 

 

  • Erika Roldán / Atizapán, México

 

“En este tiempo que Dios nos está permitiendo escuchar la palabra a través de este hermoso Seminario, me siento muy agradecida con nuestro Señor Jesucristo porque Dios me permite identificarme y recordar nuevamente de donde Dios me ha librado. Antes de conocer la palabra muchas veces intenté cumplir con la ley y cuando no podía cumplirla siempre pedía perdón a Dios, también llego en muchas ocasiones a mi corazón el considerarme una persona no muy mala, que aún tenía algo bueno en mi. Pero ahora en este tiempo me siento muy agradecida con Dios por rescatarme de ese lugar llamado infierno y por haber quitado todo mi pecado y darme la vida eterna. Y también me siento agradecida con Dios por escuchar como Dios ha trabajando grandemente en la vida del Pastor Ock Soo Park, a través de sus testimonios me hace ver y recordar que el Dios que quitó todo mi pecado, es un Dios verdadero, y que siempre nos quiere dar de su gracia solo que debemos de confiar en su palabra y las promesas que nos da. Muchas gracias”.

 

 

  • Silvia Osorio / C. Izcalli, México

 

“Estoy muy agradecida con nuestro Dios por este Seminario Bíblico, a través de San Juan 4 me llevó a reflexionar lo inútil que soy sin Dios, por muchos años viví en mis pensamientos, con mi propia opinión, creyendo que lo que hacia estaba bien, lo que me ocasionaba infelicidad y muchas dificultades, y aunque me esforzaba por cambiar y hacer las cosas lo mejor que podía, siempre fracasaba de una o de otra manera. Escuchando al siervo de Dios, Pastor Ock Soo Park, la palabra de este pasaje trajo un gran gozo en mi corazón al saber que si humillo mi corazón con los demás seré feliz, eso da esperanza a mi vida, y con convicción puedo decir que realmente he recibido salvación y he sido justificada por el hermoso sacrificio de nuestro Señor Jesucristo en la cruz. Y ahora quiero vivir una vida bendita y abundante escuchando su palabra y compartiendo el evangelio a pesar de toda dificultad. Agradezco a Dios por su Siervo que nos enseña, guía y dirige a través de este seminario que es de gran bendición para mi vida, para mi familia y amigos. Gracias Dios por permitirme ser parte de tu obra y poder compartir el Evangelio”.

 

 

  • Lolita Domínguez / Atizapán, México

 

“Realmente en muchas ocasiones he escuchado esta palabra y efectivamente así viví antes de recibir la Salvación, como una persona sobre valuada, siempre menospreciando a los demás, llena de mi pensamiento, y de mi razón. Cuando el Señor quebrantó mi vida y mi corazón hasta el piso, fue cuando Dios me dio la gracia de recibir su palabra, y aunque en un principio fue doloroso y difícil ahora puedo ver que ha sido una gran bendición, y también como decía el Pastor en la mañana: “cuando se tiene hambre, se mira distinto”, hablando él de la época en que en Corea había la falta de alimento, pero yo lo pude ver como también en la vida espiritual cuando tenemos hambre en el corazón y vemos a través de la palabra, y no a través de nuestros propios ojos, todo se mira diferente. Estoy muy agradecida delante del Señor, por el Siervo, por la Iglesia y por esta Salvación tan bendita que me dio. Gracias”.

 

 

Muchísima gente tiene sus propias dificultades y dolores, pero con un corazón de querer cambiar y recibir la gracias de Dios, escuchando este Seminario Bíblico, verdaderamente ganó un corazón nuevo para superar los problemas y poder ser felices. El Seminario Bíblico terminó, pero la Misión Buenas Nuevas y el Pastor Ock Soo Park seguirán compartiendo en todo el mundo la Palabra de Dios, el mensaje de la esperan

Twitter Facebook WhatsApp