[Centroamérica] Los niños de la Misión Buenas Nuevas inician el 2021 con gran esperanza en el corazón

 

 

El Campamento de Año Nuevo para Niños se llevó a cabo los días 4 y 5 de febrero de manera online. Los niños de la Escuela Bíblica de la Misión Buenas Nuevas en Centroamérica y el Caribe fueron los participantes. Los pequeños de las iglesias en México, Puerto Rico, República Dominicana, Panamá, Costa Rica, Honduras y Guatemala con gran gozo disfrutaron de este evento lleno de diversión y felicidad con el enfoque de compartir el evangelio a los niños latinoamericanos que durante casi un año han permanecido en confinamiento a causa de la pandemia del Covid-19. La transmisión del campamento, que fue vía Zoom, contó con 711 líneas conectadas.

 

 

Desde el mes de marzo del año 2020, los niños de todo el mundo han estado en confinamiento, esto ha causado en sus vidas estrés y en muchos casos depresión, es por eso que se preparó para ellos Campamento de Año Nuevo para Niños, con el fin de sembrar en sus corazones el gozo y la alegría del Evangelio este año 2021 que esta comenzando. Con un programa hecho para llevar el alegrar su corazón, durante los dos días, los participantes disfrutaron, sin salir de casa, un programa lleno de actividades que los dirigieron a tener la esperanza del evangelio en sus corazones: manualidades, juegos de agilidad mental, mímicas, testimonios de los niños provenientes de América Latina, entre otras sorpresas.

 

 

El fundador de la Misión Buenas, pastor Ock Soo Park, envió un profundo y alegre mensaje a los niños de Latinoamérica: “Espero que puedan divertirse y disfrutar este Campamento de Año Nuevo para Niños, la mas grande felicidad es la felicidad que viene cuando estamos conectados con Jesucristo, que el gran amor de Jesucristo los guíe y sean valiosos siervos del evangelio, que sean misioneros, profesores, médicos que puedan dar bendición y luz a la siguiente generación”.

 

 

Para el momento más importante del campamento, las conferencias bíblicas, los niños se dividieron en dos grupos. Los niños de Kínder y 1o y 2o de primaria correspondieron al misionero Tae Hyun Yoon de la Iglesia Buenas Nuevas en Kiribati, El misionero conto que un día sin querer o planearlo quebró el vidrio de una ventana y él sin tener la posibilidad de pagarlo recurrió a su papá y su papá tomó la responsabilidad de esa deuda. El misionero explicó cómo el Señor Jesucristo pagó por todos nuestros pecados, nosotros no deseamos nacer con pecado y tampoco podemos pagar esa deuda, pero quién tomo esa responsabilidad fue Jesucristo.

 

 

Para los niños de 3o a 6o de primaria, el pastor Young Do Oh, pastor de la Iglesia Buenas Nuevas en Inglaterra, compartió con los niños cómo Jesucristo nos carga en sus hombros como un gigante, su sacrificio fue tan grande, así como su amor por la humanidad al dar a su vida por la salvación del mundo, cambiando cualquier corazón. El pastor Oh explicó: “Hoy es día de buena nueva, no hay otra buena nueva mejor en el mundo que el Evangelio. Cuando ustedes creen en esta noticia y la aceptan en su corazón, entonces su vida cambia, así como en la reforma protestante la vida de Martín Lutero cambió. Niños, ustedes pueden compartir esta buena nueva, no tengan miedo, Dios esta con nosotros”.

 

 

Al final de cada prédica los niños tuvieron un tiempo comunión, en pequeños grupos de zoom, tiempo en que los niños pudieron interactuar, y conocer a profundidad el Evangelio.

 

 

Este campamento ha traído gozo y alegría al corazón de los niños hispano hablantes de la Misión Buenas Nuevas, estos niños comenzarán a esparcir la preciosa semilla del Evangelio en sus escuelas, con sus familias y amigos, pequeñas semillas que a su tiempo darán un precioso fruto que llenará de felicidad la vida de las personas que lo reciban.

 

 


Testimonios


 

Hola mi nombre es Josselin y vivo en el estado de Tabasco en México, quiero compartirles que me encantó este campamento porque pude conocer a muchos niños de otros países. La manualidad se me hizo muy divertida, el tiempo de la mímica fue mi favorito y el mensaje que compartió el Misionero de Inglaterra, nos contó que Jesús vino a pagar nuestro pecado y nos dejó limpios. Quiero que Dios me use para llevar este mensaje a muchos niños, para que puedan ir al cielo donde esta Dios. Gracias

 


 

 

Mi nombre es Santiago Rivera García y tengo 10 años, soy del estado de Puebla en México, estoy muy agradecido con Dios y muy contento por haber participado en este campamento. El escuchar las mímicas me daban alegría porque podíamos aprender a bailar y también podíamos aprender el corazón de Dios, también me gustó la manualidad que realizamos, aunque tardé un poco en terminar, me divertí bastante y me pinté mucho las manos, estos días pude conocer a otros niños de diferentes lugares, en mi grupo con mi maestra Blanca ella nos contó de los leprosos que buscaban comida y querían quedársela, pero al final la compartieron con su pueblo, así también con el evangelio, si lo compartamos con las demás personas, podemos ser felices. Le doy muchas gracias a Dios por qué me permitió participar y escuchar este gran mensaje y ahora puedo compartir con mi familia y amigos.

 


 

Hola mi nombre es Daniel Castro tengo 6 años, y vivo en el estado de Puebla en México, este Campamento de Año Nuevo me gustó mucho, ya que pudimos ayudar al detective para que no se robaran la felicidad, la mímicas aunque son un poco difíciles al principio me gustaron, aprendí a bailar aunque a mí no me gusta mucho. Me gustó mucho la prédica, entendí que en mi corazón se quedó Satanás y siempre nos engaña como al niño que robó dinero para comprarse una coca cola, también pone en mi los pensamientos de no querer estar en la prédica y querer estar jugando, a veces se me hacen muy largas las prédicas y al principio no quiero estar pero también es muy importante escuchar la palabra para que así podamos combatir a Satanás, ¡muchas gracias!

 


 

 

Buenas tardes mi Nombre es Erika Roldán, vivo en el Estado de México en México, en este tiempo del Campamento de Año Nuevo para niños, me sentí muy agradecida con Dios, ya que mis niños estuvieron muy felices con todas las actividades, ellos lograron darse cuenta que en su corazón que ya no tienen pecado, ahora es blanco como la nieve. También me siento muy agradecida porque incluso Dios nos permite que nosotras como mamás aprendamos el corazón de nuestros propios hijos, este tiempo me sirvió para convivir con mis hijos y pasar un tiempo juntos divirtiéndonos. También pude recordar que por la gracia de Dios mi familia y yo somos libres del pecado. Les agradezco a todos por su labor para llevar acabo este hermoso campamento que prepararon para los niños, mis hijos pasaron un tiempo muy felices, y principalmente gracias a Dios por la esperanza, la paz y la bendición que nos da a través de su palabra, muchas gracias.

 


Mi nombre es Talía Marlen Pinal, del estado de Nuevo Leon en México, en un principio solo tenía el conocimiento de que se realizaría el Campamento para los niños, despues recibí la noticia que seria maestra, como reacción normal tuve carga porque no tenía experiencia con niños de esa edad, a mi corazón únicamente podía llegar esta gran verdad: Jesús derramó su sangre por nosotros y ya no somos más pecadores gracias al amor que Dios tuvo para con nosotros. Teniendo eso como base prepare la predicación, cuando tocó el tiempo de la reunión grupal, aunque al inicio estaba muy nerviosa, el ambiente que los niños tenían y la felicidad que transmitían llenaron mi corazón. Pude ver que ellos habían puesto atención en las prédicas y que interactuaban muy bien.

Agradezco porque pese a mis faltas, pude ver lo que Dios ya había preparado, esperando en Dios volver a ver a esos pequeñines en otro evento más adelante. Gracias.

Twitter Facebook WhatsApp