CLF, Noticias

[México] La redención del tabernáculo demostrada en el CLF de CDMX

27 de junio de 2018

EL día 27 de junio del presente año se llevo a acabo la segunda sesión del Congreso de Líderes Cristiano, desde muy temprano los pastores y líderes invitados llegaron con la expectativa de aprender sobre este el tema del congreso “El tabernáculo del antiguo testamento para los tiempos modernos”.












Se inicio con unas alabanzas que con gran gozo se entonaron uniendo el corazón de los participantes con la presencia de Dios, también disfrutamos de una presentación instrumental un solo de flauta transversal que dio calma a los corazones de los participantes.












Posteriormente el pastor Edgar Barajas oró para dar inicio con el evento dando paso al expositor; El pastor Pablo Shin.









En esta segunda sesión el pastor centro su explicación en la ley y sus consecuencias, demostraba como desde el momento en que la ley entro al mundo trajo con ella carga en los corazones, dolor y muerte. Uso de referencia la historia de Abel y Caín, siendo este ultimo un símbolo de un hombre legalista que vive religiosamente por su esfuerzo y obra, detallando como Abel llego a ser justo, al darse cuenta de su condición pecadora delante de Dios y al recordar las palabras de su padres como la redención llego por la vida y sangre de un cordero.
















“Existe una gran comparación en los corazones de Caín y Abel y aun en nuestros días existen descendientes espirituales de estos dos personajes los religiosos que viven por sus obras y los cristianos salvos que viven por la fe”.












Durante la segunda sesión expuso la importancia del tabernáculo, mostro el contexto histórico del porque´ para Moisés era tan importante construir el tabernáculo en la tierra ya que el pudo ver que en la ley no había manera de salvar al pueblo sino que la redención y la esperanza recaía en el tabernáculo.














Detallo así también algunas partes del tabernáculo como las vallas de lino fruncido la entrada del tabernáculo y el altar del holocausto.


















Todos los asistentes estaban muy atentos, escribían con la mayor rapidez posible, se observase en sus rostros una gran felicidad por nutrir su espíritu.