Noticias

[Perú] Levantamiento de Diaconos en la iglesia de Trujillo

Trujillo es una ciudad del noroeste de Perú dónde hace 20 años que llegó el verdadero evangelio de Jesucristo y en esta ciudad por la gracia de Dios para glorificar su nombre se levantó a dos diáconos quienes desde que recibieron la salvación han servido con un corazón agradecido a Dios, a su Iglesia y a cada siervo que estuvo de turno en esta iglesia.


Carlos Castañeda Lezma y Renee Álvarez los nuevos diáconos agradecieron a Dios por permitirles estar en su voluntad testificando lo siguiente:


“Quiero dar a gracias a Dios por haberme permitido ver una vez más la obra de él .Dios la verdad trabaja en mi vida, hace dos años que me enteré que tenía tercer grado de cáncer al principio cuando me enteré chocaba a mi corazón pero acordándome de la palabra de Dios ,él pone la llaga y el también la cura, había esperanza en mi corazón ,empezaba a acordarme de la palabra de los siervos y eso me daba la fuerza ,aunque yo viví como la mujer de flujo de sangre pero él tuvo misericordia ,así como me dio la salvación, la vida eterna ,también me curó del cáncer .Hace unas tres semanas el médico me dijo que yo estaba sana y estaba muy sorprendida cuando yo le dije que Dios hizo todas las cosas, por eso puedo agradecer a Dios por haber hallado gracia ante los ojos de Dios, agradezco a los siervos que oraron por mí. Por un momento Dios me dejó pero me recogió con gran misericordia”. / Diaconisa Renee Álvarez


“Me siento muy agradecido a Dios por darme de su gracia y recibir la salvación que es lo más importante en mi vida, hasta este tiempo Dios ha trabajado mucho en mi vida y en mi familia y puedo ver cuán grande es el amor de Dios y reconozco que nada hice yo. Cuando supe la noticia de que me habían levantado como Diácono no lo esperaba y pensaba que en mí no hay nada bueno. Agradezco a Dios por darme de su gracia y me pueda utilizar para su evangelio para mí es una gran bendición”. / Diacono Carlos Castañeda Lezma







La Iglesia Buenas Nuevas de Trujillo
esta agradecida a Dios por el orden que brinda a través de su evangelio en esta ciudad.