Sin comentarios aún

[Costa Rica] Seminario Bíblico «Creyó a Jehová, y le fue contado por justicia»

 

Los días 25 y 26 de mayo se llevó a cabo el Seminario Bíblico online, transmitido por las aplicaciones de Facebook y Zoom simultáneamente, con el tema: «Creyó a Jehová, y le fue contado por justicia», Génesis 15:6. El expositor fue el pastor Daniel Jo, primer misionero enviado a Costa Rica en el año 1995 por parte de la Misión Buenas Nuevas, y actual pastor principal de la Iglesia Misión Buenas Nuevas Perú.

 

 

 

La primera noche escuchamos el testimonio del diácono Roy Castillo, uno de los primeros hermanos en recibir la salvación en Costa Rica, quien junto a su familia acompañó al pastor Daniel en sus primeros años de pastoreo en nuestro país. La segunda noche oímos el testimonio del diácono Allan Bolton, quien se refiere al pastor Daniel como su padre y consejero espiritual, y el siervo que le transmitió la fe para la sanidad del cáncer de próstata de su papá. Además, observamos el video del 30 aniversario de la Misión Buenas Nuevas en el mundo y las hermosas fotografías del inicio y desarrollo de la Misión en Costa Rica.

 

 

Tuvimos la dicha de escuchar las alabanzas de la Escuela de Música Gracias de República Dominicana, y del grupo Ríos de Vida de Costa Rica. Sin duda este hermoso tiempo musical preparó nuestro corazón para escuchar la palabra de Dios con gran gozo y agradecimiento por ver la manifestación de Dios en Costa Rica. Además, al terminar cada noche de Seminario, Dios nos permitió tener un extraordinario tiempo de comunión con el pastor Daniel. Muchos hermanos con sus numerosas familias podían expresar la gratitud a Dios y al pastor Ock Soo Park, por enviar al pastor Daniel a sembrar la semilla del santo evangelio y haber sido alcanzados por esta gracia de Dios.

 

 

 

 

El pastor dio la enseñanza con Gálatas 3: 6-22. Inició compartiendo que fue enviado a Costa Rica por el fundador de la Misión Buenas Nuevas: pastor Ock Soo Park. Llegó a nuestro país sin conocer a nadie, ni la cultura ni el idioma, por lo que pasó muchas dificultades junto con su familia. Pero recibió la promesa en San Mateo 28:20, que dice: “enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”. Promesa que le sostiene y da fortaleza para vencer todas las adversidades en el ministerio hasta el día de hoy.

 

Nos enseñó los cuatro puntos del fundamento en la vida de creencia:

1. Tener confianza en la palabra de Dios

2. Estar bajo la cobertura de la Iglesia

3. Recibir la guía del siervo de Dios

4. Tener la comunión entre los hermanos

 

Muchas veces pensamos que en nuestra vida no habrá ningún cambio, esta es una herramienta que usa Satanás para destruirnos. La poderosa herramienta de Dios es la promesa escrita en la Biblia, la que debate y causa un gran choque en nuestro corazón, pero que cuando el Espíritu Santo trabaja la establece en el corazón.

 

Imagen no.3

Enseñó las tres oraciones que no debemos decir: Dios no está conmigo, Dios no me ayuda, Dios no me escucha. Mientras vivamos en este mundo pasaremos muchas situaciones difíciles y Satanás va a querer engañarnos diciéndonos: mira tú situación, mira tú enfermedad… pero esto no es la verdad, pues la verdad es que nuestra vida de creencia es confiar en que Dios nos ayuda, Dios está con nosotros y Dios nos escucha. Dios nos permite todas las dificultades para encontrarnos delante de su presencia.

 

Cada día tenemos dos caminos para elegir: uno fácil y uno difícil. Si entramos en el camino difícil nos encontramos con Dios, ya que salimos de nuestro límite. Daba el ejemplo con la situación del coronavirus, porque a través de él se realizó el culto unido de Pascua en Corea del Sur, transmitido en los cinco continentes, y también el Seminario Bíblico online: “Dios es el que justifica”, que llegó a más de mil millones de personas en todo el mundo y que continúa dándole la felicidad a todas las almas que lo recibieron.

 

Por último, nos explicaba que mucha gente tiene interés solo en su sí mismo, y que el ego del corazón es más grande que la palabra de Dios. Con este corazón las personas se congregan y escuchan la palabra de Dios, pero la palabra de Dios no se establece en sus corazones. Dios nunca miente y él nos dice que la misma promesa que llenó y trabajó en la vida de Abraham, es la que trabajará en nuestras vidas.

 

Damos gracias a Dios porque a través de este Seminario Bíblico pudimos escuchar los testimonios del pastor Daniel Jo. Quedamos con la gran esperanza de que la enseñanza dada pueda establecerse en el corazón de cada uno de los benditos participantes.

Publicar un comentario