1

[Sudamerica] Videoconferencia con el pastor Lim Min Chul “Tener fe para decir que si en lugar de no”

 

Actualmente, los países de América del Sur están extendiendo el período de aislamiento social debido al creciente número de infectados y muertes por Corona virus. En particular, muchas iglesias locales tenían dificultades no solo económicas. sino también en las mentes de los ministros locales, se superponiendo los temores a no realizar el culto por el corona virus. Sin embargo, afortunadamente, hay una buena noticia las reuniones en línea través de Internet han continuado sucediendo poco a poco.

 

El viernes 24 de abril, fui invitado por el Pastor Lim Min Chul de la Gran Congregación de Buenas Noticias de Busan para pasar un momento especial con los misioneras y misioneros.

 

La reunión comenzó con una mirada a la situación de la corona virus y de cada iglesia.

 

 

 

“No se han encontrado un virus como este hasta ahora. Actualmente, no hay medicamentos para contrarrestarlo, más de 800,000 personas en los Estados Unidos han sido infectadas y 45,000 han muerto. Perú también es bastante serio. 21,000 personas fueron infectadas y 600 fallecidos, y Brasil también fue infectado. La causa de este problema no es bloquear el contacto de persona a persona. Sin embargo, el virus se puede prevenir lavándose las manos y usando una máscara.

Debe tener una higiene personal constante y reunirse a través del Internet. Romanos 8 dice que todo funciona en conjunto para lograr el bien. Corona virus no nos debe hacérnosla difíciles. No aceptes mentes ansiosas. Esto conducirá a un gran progreso del Evangelio. Cuando tenga dificultades, comuníquese con el misionero para obtener orientación. Si los misioneros no pueden ayudar, dígales. Puedo ayudar diles a las personas que están enfermas. Rezo todos los días.

Corea está predicando el Evangelio con más fuerza que antes de la crisis del Corona virus. Muchas personas se están salvando, y muchas personas viven aun con miedo, y espero predicarles el evangelio con fe a ellos. Los misioneros a menudo toman una reunión y miran hacia atrás, y si es difícil, pero nos comunicaremos con la sede de Corea para encontrar una solución”.

 

Luego compartí mi testimonio. Los misioneros locales tuvieron dificultades por el corona virus, pero a través de la palabra y el compañerismo entregados en línea, tenían fe en el corazón del siervo y el amor de la iglesia, y así compartieron su testimonio de como Dios trabajó en ellos.

 

«Buenas tardes, siervos y hermanos. Mi nombre es Sandra y soy peruana. Vivo en la ciudad de Chiclayo, la cuarta ciudad de Perú. En estos momentos nos encontramos en una situación muy difícil a causa del Covid-19. Tenemos varios hermanos de nuestra iglesia quienes han sido contagiados, e incluso dos de ellos ya fallecieron por este virus. Al ver esta situación comencé a tener mucho miedo. En esta ciudad, la gente está muriendo, ya que no tenemos un sistema de Salud avanzado y por falta de pruebas para detectar el virus. Al ver la partida de estos dos hermanos, mi corazón se llenó de mucho temor, ya ni siquiera quería salir a la calle y menos de mi habitación, sentía mucho miedo; así estuve viviendo casi tres semanas. Pero la última semana, cuando escuché la predica de la Pascua; pastor hablaba acerca de Pedro, este siendo un hombre con muchas faltas, e incluso maldijo y negó a Jesús, diciendo ¡Yo no conozco a ese hombre! Aun así, Jesús lo llamó para que sea pescador de hombres.

 

 

 

 

Al escuchar la predica, me di cuenta que yo soy como Pedro, pero al mismo tiempo también me sentía como Judas, porque el temor había invadido mi corazón, no podía dormir, entró un insomnio total a mi corazón.

Así, estando echada en mi cama, yo recordaba la palabra y el testimonio de aquel misionero que fue picado por el alacrán, él no tenía fuerza ni nada, pero a esta vez ya no hacía falta su fuerza, porque si no solo tendría que morir, pero ahora a través de la palabra y por la fe de los siervos él podía recibir la vida. De la misma manera yo, por la gracia y por la fe de los siervos yo puedo hasta testificar ahora. Por ello me encuentro muy agradecida en mi corazón. El tiempo de la Pascua me hizo recordar cómo Jesús había muerto por nuestros pecados. El siervo decía que en nuestra vida no debemos olvidar 4 cosas muy importantes; la palabra, los siervos, la confianza y la comunión con la iglesia. Desde ese momento el miedo y todos los pensamientos desaparecieron de manera automática, y solo me quedó el agradecimiento. Aunque aún sigue la pandemia, y mucho más en esta región, dónde nos tratan de manera inhumana ya que nadie quiere acercarse a los infectados, e incluso hay un mercado que cualquiera que va ya sale infectado. A pesar de estas noticias que causan mucho miedo; la palabra me ha hecho salir de este engaño y estoy agradecida con Dios, con su siervo y con la iglesia.».

 

 

«Buenas tardes, mi nombre es Ricardo Molina soy evangelista de la iglesia de Medellín en Colombia, mi testimonio primeramente agradecimiento en ese tiempo por el coronavirus porque me ha permitido aprender algo que no había conocido antes, yo fui enviado hace 2 años la ciudad de Medellín y aunque he vivido durante 15 años con mi esposa, siempre he mirado sus defectos, sus faltas y sus errores, y nunca había mirado el trabajo de Dios en ella. Por eso cuando fui enviado a Medellín, mi corazón rápidamente se enalteció y comencé fue a verle sus defectos sus faltas, por eso yo me sentía mejor que ella, porque yo leía la Biblia y parecía que yo si estaba conectado con el corazón de Dios y ella no; así yo me comparaba mucho con ella y la ignoraba. Así Satanás engaño mi vida y mi corazón, pero tiempo después yo me sentía mal porque ya no sólo veía defectos en mi esposa, también el defecto de los hermanos de la iglesia y los de mis hijos.

Con la prédica del pastor de Romanos 1 18 me di cuenta que mi corazón estaba siendo dirigido por Satanás por eso en este tiempo Dios me ha permitido a través de la Biblia cambiar mi corazón y darme cuenta que mi pensamiento está equivocado por eso este tiempo en cuarentena ha sido muy especial porque me ha hecho primeramente mirarme a mí mismo saber cuál es mi maldad cuál es mi error. Aunque en Colombia el coronavirus no está tan igual a países como Perú, aquí la gente no está muriendo en las calles, aquí gracias a Dios estamos comiendo bien, aquí vivimos 22 personas en Bogotá dónde me estoy hospedando, porque por la cuarentena no pude regresar a mi ciudad, y mi esposa está en Medellín con mis hijos, por eso nos hemos comunicado por videollamada y por WhatsApp, esto me ha servido mucho para valorar y para agradecerle a Dios por mi familia, es una gracia tener esposa, es una gracia también esta semana escuchando el testimonio del Pastor Andrés Lim en el seminario online, entendí que soy un gusano, kimchi podrido y lo único que nosotros tenemos que reconocer es que sin la obra del señor Jesucristo no somos nada, ni nadie. Este tiempo me ha permitido darme cuenta cuan equivocado estoy, por juzgar a las personas especialmente a mi esposa. Por la gracia del señor Jesucristo me han permitido compartir el evangelio mediante estudios bíblicos por WhatsApp por videollamada y me dado cuenta que el único problema era mi corazón que no estaba creyendo en palabra del señor y agradezco a los siervos a la iglesia también porque el único lugar donde pueden aceptar una persona como yo es la iglesia».

 

 

 

 

«Esto me ha hecho salir de mí sí mismo y me hacía predicar fuertemente el evangelio. Primeramente, quiero decir que mi corazón es distinto al corazón del siervo, y eso me hacía sentir bendecido porque me hizo volver al corazón de Dios. El engaño más grande que hay es pensar que yo soy igual que el siervo; por eso, viendo ese corazón en mí, podía recibir la gracia de compartir el evangelio con muchas personas a través de Internet. Nosotros estamos compartiendo no solo a las personas de la ciudad sino también a las que están más adentro. De esta manera, este tiempo me hace tener agradecimiento porque Dios está trabajando muy fuerte. Hasta una persona que pertenece al gobierno de nuestra ciudad, está escuchando el evangelio. Me encuentro muy agradecido a Dios por este tiempo. Gracias, pastor.».

 

 

 

 

Después del tiempo de conversación, el Pastor Lim Min Chul recientemente llevó a los siervos a construir una iglesia para 7,000 personas en Busan. Corona no vendrá a la iglesia y habrá dificultades físicas, pero ¿cómo juzga Dios a Dios? Lo pensé, Compartió su testimonio a través del texto de Romanos 1 y las palabras de Mateo 18.

 

“La diversión aquí está en nuestras mentes. Cuando se trata de dificultades, Dios también te da dificultades. ¿Quién está buscando como Dios mira a América del Sur hoy? Si esto es desafortunado, no buscamos a Dios, si es esperanza, buscamos a Dios. Depende del corazón que nuestro país y nuestra iglesia sean difíciles. Somos hijos de Dios. Las expectativas e intereses de Dios están con nosotros. Dios abre y cierra de acuerdo con nuestra fe. Así que no debemos usar la palabra «no cristiano». Solo hay ‘Sí’. Si dice que sí, abre la puerta de Dios según la palabra, y si dice que no, la cierra. Corona Muchas gracias. Entonces Dios debe construir esta casa. Debes creer en la Biblia.»

 

La ira de Dios es la persona que bloquea la verdad de Dios. Debes verlo con los ojos de Dios. «Esto no es una desgracia, es esperanza». Estoy en la misma situación. Pero estoy planeando muchas cosas con Corona. Una persona que cree que es sabio cree en su juicio y cree en la verdad si cree que no tiene justicia. Estamos muy agradecidos de tener un medio en línea y podemos encontrarnos así Espero que la esperanza del corazón supere las circunstancias y sea favorecida por Dios. Corona está haciendo algo nuevo. Nunca juzgues por la palabra, no por mi juicio.

 

 

 

El testimonio y las palabras del pastor Lim Min Chul en el ministerio en línea han infundido esperanza y fe en las mentes de los ministros y misioneros. ¿Qué juicio haré en la mente de los ministros? Se trazó la línea sobre qué decir, y ahora, incluso si hay problemas o dificultades, tengo fe en decir esperanza y creer en la verdad en lugar de mirar la situación.

 

La esperanza y la gratitud se desbordaron en la comunión de dos horas. A pesar de la brevedad de la reunión, que se sintió solo por un corto tiempo, no pudo salir fácilmente de la ventana de chat y gritó «Gracias (Gracias)» y se despidió y prometió reunirse nuevamente. América del Sur todavía está en medio de dificultades por el coronavirus, pero ya no tiene miedo porque hay siervos e iglesias que los llevan a tener fe para decir «sí» en lugar de «no». Se espera y se espera que Dios muestre un mayor progreso en el Evangelio a través de los siervos sudamericanos.

Comentarios (1)

  1. Responder
    Maribel coronado says:

    Gracias a Dios por la iglesia
    Sus siervos , los testimonios
    Ayudan mucho a mi corazón
    Bendiciones

Publicar un comentario